miércoles, 16 de junio de 2010

Bases para el aprendizaje pro-activo

En este blog sentaremos algunas de las bases necesarias para llegar a realizar el ejercicio de aprendizaje proactivo, tal y como la tradición y sabiduría china ha llevado a cabo desde tiempos inmemoriales.

Estas bases permitirán comprender el sentido profundo que caracteriza a esta filosofía oriental, de manera que logremos conertirla en una actitud cotidiana.


El objeto principal del aprendizaje proactivo se basa en un principio fundamental: el deseo de obtener el desarrollo humano personal, sin el cual, todo individuo verá dificultada una evolución positiva de su vida y por consiguiente, mermadas sus posibilidades de una vida plena y satisfactoria.


Para ejercer las actitudes que requiere el desarrollo humano, es necesario aprender, pero no existe ningún aprendizaje mejor ni más efectivo, que aquel que parte de la proactividad del individuo, ejerciendo un acto voluntario y consciente en pos de ese aprendizaje.
Por tanto algunas de las bases son:


  • Intuición
  • Voluntad
  • Actitud
Intuición para percibir los beneficios que puede significar el ejercicio del aprendizaje proactivo.

Voluntad para decidir que nuestros actos estarán, a partir de ese momento, enfocados hasia el aprendizaje proactivo.

Actitud, una vez alcanzada la percepción de los beneficios y ejercida la voluntad que enfoque nuestra energía, hacia el aprendizaje proactivo, haciendo nuestra y natural la actitud cotidiana del aprendizaje proactivo.

Una vez que logremos dominar estos tres conceptos básicos, estaremos en el buen camino, el camino del aprendizaje proactivo.


La Escuela Moy Yat ofrece cursos en Madrid para quienes deseen emprender el camino de aprendizaje de este arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.